Historia de Abejar

HISTORIA


 
Según el sacerdote y vecino de Abejar, Don Bernardo de la Torre, que escribe en el año 1776, tradiciones orales, que según él, eran hechos históricos, el origen de Abejar, prociene de la fusión de tres asentamientos antíguos "parroquias o barrios", como el barrio viejo de la ermita Nuestra Señora del Camino, Piedrafita ("Piedra del sacrificio", según Argaiz) y el barrio bajero de Abejar (donde se situaban muchas colmenas).
Asimismo, según Bernardo de la Torre, dice que la primitiva ermita estaría dedicada a la Virgen del camino, y que fue fundada por santiago apostol, y que la talla de la misa sería obra del evangelista San Lucas. También comenta, que en tiempos del visigodo Leovigildo, hacia el año 570, fue arrasado el barrio de la ermita por apoyar al príncipe Hermenegildo.
Despoblado Piedrahita, se agregó al barrio llamado Abejar, quedando como recuerdo el nombre de la Virgen, las ruinas de las edificaciones y de la ermita.
Unidos los dos últimos barrios constituyeron un solo pueblo y tuvieron una sola parroquia dedicada a San Juan Bautista.
Abejar fue señorío episcopal desde 1352 hasta 1580. Al impulsar el Obispo, el paso de peregrinos por Abejar, hacia santiago de Compostela, usado sobre todo por los peregrinos aragoneses, se creo el Hospital de San Sebastián , que era una casa construida hace más de 530 años, para hospedaje de pobre y peregrinos, como hemos citado antes. Todo esto esta recogido en un legajo de los años 1603 a 1703, que consta de 44 folios, y en dónde ese refiere al pormenor de su inventario de us bienes muebles,. Era cura de Abejar, Don Juan Carrillo y hospitalero Don Sebastián de la Torre. Cada mayordomo refleja los maravedíes que ha recibido de su antecesor, las limosnas que le han dado, los gastos con los pobres y las pequeñas reparaciones del edificio.
Eustaquio de la Torre Romero "texto publicado en el programa de fiestas del año 2005".

En 1574, Felipe II la incorporó a su Corona, por Bula papal de Gregorio XIII, concediéndole honores de: "Villa ilustre, Honrada y Buena" (ejecutoria de 16 de marzo de 1582), tal como aparece en su escudo, al precio de 3.191.200 maravedíes,  pagados por sus vecinos.

El escudo Heráldico de Abejar, como queda recojido en el proyecto que se aprobó en el Ayuntamientose divide en cuatro cuarteles y una celdilla hexagonal:

Cuartel 1: ILUSTRE. Sol radiante en campo de oro, aludiendo a la cultura de sus habitantes y sus hijos ilustres.
Cuartel 2 :HONRADA. Rueda de las carreterías del noroeste soriano, en campo de gules.
Cuartel 3: VILLA. Representada por el rollo en su antigua plaza, en campo de azur.
Cuartel 4: BUENA. Pino albar de su tierra, en sinople, expresión de la bondad y nobleza de los abejareños.
Al centro, en campo de plata, va una ABEJA, Patronímico de Abejar, La bordura que obstenta el lema filipino, "Abejar, Villa ilustre, honrada y buena, 1582", se desarrolla en campo de azur. Campea sobre el escudo el Timbre de la Corona Real.

La memoria descriptiva del proyecto fue elaborada por Eustaquio de la Torre, Manuel y Alejandro García.


En el año 2002, la Villa de Abejar, fue galardonada por la Casa de Soria en Madrid, con el premio "Soriano del Año" en el área de Municipios. El premio fue entregado el día 7 de Abril del 2002 en el Centro Cultural "Conde Duque" de Madrid.

Como en toda la comarca de pinares, la población llegó a su apogeo en los  siglos XVII-XVIII, sobre una economía basada en el tráfico del cultivo, entrando a tomar parte de la Junta y Hermandad de la Real Cañada de Carretería Burgos-Soria.
Por la Villa, junto a la ermita, atraviesa un ramal de la Cañada Real Soriana Occidental, importante vía pecuaria en el s.XVIII.
Procedente de la vertiente norte de la Sierra de Urbión, era transitada por los ganaderos trashumantes en sus viajes hacia los extremos del sur y también por la Real Cañada de Carretería.

El 3 de Septiembre del año 1897, ocurrió un pavoroso incendio en Abejar. Se quemaron 23 casas, incluida la casa del Ayuntamiento con su archivo municipal.
 

AtalayaSegún datos de Sáez Rudruejo y Florentino Zamora Lucas, de su obra: "Corpus de castillos medievales de castilla", encontramos una Atalaya. (torre de vigilancia y señales, de origen árabe), sobre un cerro cerca de la villa, en el cruce de la carretera del pantano y la de Soria. Se indica que se conservan unos 3 m de altura, en muro de mampostería de un metro de ancho, con un diámetro interior de unos 3,5 m y acceso por la base (Hoy en día está bastante deteriorada).
Madoz, hace también referencia a una atalaya morisca,situada sobre una colina al Oeste de la Villa.